La rosca de reyes representa una corona, la cual se adorna con frutas de colores simulando las joyas que estaban incrustadas en las coronas de los Santos Reyes que significan Paz, Amor y Felicidad. El niño que se esconde recuerda el momento cuando José y María escondieron al niño Jesús para salvarlode Herodes así como cuando los Reyes Magos fueron a obsequiar al niño Dios oro para el Rey, incienso para Dios, y mirra para el hombre.

La tradición dice que quien encuentre al niño en la rebanada De Rosca, será quien lo cuide hasta el 2 de Febrero, lo vestirá y Lo presentará al templo, como lo presentó la Virgen María.

Pero, cuál es el origen de este pan ritual. Según el antropólogo Julio Caro Baroja puede ubicarse en la remota Roma de la edad media, ya que en " las Saturnalias parece que ya se hacían pasteles y tortas con formas especiales que pudieran relacionarse con nuestro roscón".
Las Saturnalias: eran unas fiestas relacionadas con Saturno, el creador del Universo, en las cuales se daban orgías desenfrenadas. Según los investigadores franceses Beauviala y Vielfaure, la costumbre de esconder un objeto en los panes se dio en el siglo XI, en la población de Besançon, a 387 kilómetros al sureste de París, cuando los canónigos del lugar acostumbraban echar la suerte de su futuro representante, escondiendo en un pan una pequeña pieza de plata. Esta costumbre fue adoptada por otros sectores religiosos.

Tiempo después se generalizó entre la población laica con ciertas modificaciones: el pan se convirtió en torta o bollo y la pieza de plata en pieza de oro, entre los ricos, y en haba, entre las familias pobres.
La tradición se extendió por toda Francia, en donde, se creó una gran torta o roscón llamado gâteau de la fève, pastel de haba, y a quien encontraba en su pedazo el haba, se le nombraba Roi de la Fève (Rey del haba). La costumbre de comer un roscón llegó a España y, a raíz de la Conquista, a la Nueva España.

En el siglo XIX durante la merienda del 6 de enero se practicaba la costumbre llamada "La Rifa de los Compadres", la cual consistía en colocar en dos sombreros de los asistentes, papelitos con los nombres de la mujeres solteras, en uno, y, en otro, de los hombres solteros. Se iban sacando, alternadamente, un papelito de cada sombrero, de tal manera que se iban formando parejas. No siempre resultaban del agrado de todos. También se cuenta que era un deber de los comensales, dejar un pedazo de rosca para el primer indigente que tocase a la puerta.

En Francia, en la actualidad el pan que se come lleva el nombre de galette des Rois, torta de Reyes; tiene una forma plana y es de pasta hojaldrada, en contraste con el roscón de España, que es una especie de brioche en forma de corona.
Hoy en día en España se le sigue llamando "Roscón de Reyes" y se hace con agua de azahar, decorándolo con frutas secas, como nuestra mexicana "Rosca de Reyes". Lleva de dos a tres muñequitos, según el tamaño. Se parte el día 6 por la tarde o noche, acompañándola de chocolate. Se considera que es la última ocasión en que se reúne la familia para festejar las Pascuas de Navidad. Entre los adultos se intercambian regalos y los niños ya están disfrutando los obsequios que la noche anterior les dejaron Melchor, Gaspar y Baltasar.

Significado de la Rosca de Reyes

En México existen diversas opiniones: Una considera que la forma oval o anular representa al movimiento de traslación anual del sol y el muñequito, que por motivos comerciales se ha multiplicado, simboliza al Niño Jesús, en su advocación de Dios Sol.
Otras mencionan que su forma, en los comienzos, redonda y ahora oval, es una representación del cielo, y el muñequito, que hasta no hace mucho era de porcelana, al Niño Dios. Pero van más allá, ya que señalan que el hecho de comernos el pan se relaciona a la comunión con lo sagrado del personaje recién nacido.
Después de que los Reyes adoraron a Jesús, un ángel les avisó que no regresaran donde Herodes y ellos regresaron por otro camino. Herodes al enterarse que había nacido el Rey que todos esperaban, tuvo miedo de perder su puesto y ordenó matar a todos los niños menores de dos años entre los cuales se encontraría dicho Rey.
La Sagrada Familia huyó a Egipto y el niño Dios se salvó, otras familias escondieron a los bebés en tinajas de harina y así no fueron vistios y salvaron sus vidas. Desde entonces, los judíos comían pan ázimo el 6 de enero en el que escondían un muñeco de barro recordando este acontecimiento.

Los primeros cristianos tomaron un poco de esta tradición y la mezclaron con la historia de la visita de los Reyes Magos para la celebración de la Epifanía: cambiaron el pan ázimo por pan de harina blanca y levadura, cocida en forma de Rosca, endulzándolo con miel y adornándolo con frutos del desierto, como higos, dátiles y algunas nueces.
Para los cristianos, la forma circular de la rosca simboliza el amor eterno de Dios, que no tiene principio ni fin. Los confites son las distracciones del mundo que nos impiden encontrar a Jesús.
El muñequito escondido dentro de la rosca, simboliza al Niño Jesús que los reyes no encontraban porque la estrella desaparecía.
Esta costumbre de los cristianos de Palestina llegó a Europa y posteriormente a América.

En México, el que encuentra el muñequito de la rosca se convierte en el centro de la fiesta: se le pone una corona hecha de cartón y cubierta de papel dorado y se le da el nombramiento de ?padrino del Niño Jesús?.
El padrino deberá vestir con ropas nuevas a la imagen del niño Jesús del nacimiento y presentarlo en la Iglesia el día 2 de Febrero, día de la Candelaria. Después hará una fiesta con tamales y atole

LOS REYES MAGOS.
Es una tradición muy arraigada en nuestro país, sobre todo en los estados del centro y sur, celebrar el 6 de enero a los "Reyes Magos", recordando aquel episodio del Evangelio en el que unos Magos de Oriente llegaron a adorar y dar regalos a Jesús "Rey de los Judíos", según la manifestación de una gran estrella. (Cf. Mt 2, 1-12) Esta fiesta es una tradición cargada de significado. En realidad celebramos la Manifestación del Señor a todo el mundo, es decir la Epifanía. Dios se les revela, no sólo a los pastores, no sólo a los judíos, también a aquellos hombres de ciencia, ricos y poderosos que se ponen en camino desde tierras lejanas, en busca de la estrella que interpretan como una manifestación de la presencia de Dios; significa que el Hijo de Dios debe ser reconocido por todos los hombres, de todos los lugares, de todos los tiempos.

Esta es una costumbre del cristianismo, y la historia cuenta que de Persia salieron los tres Reyes Magos para ir a adorar al Niño Jesús. Y según lo narra Marco Polo en su libro El Millón: "Los tres Reyes de la comarca se pusieron de viaje para adorar a un profeta recién nacido y llevarle tres ofrendas: oro, incienso y mirra. Si el profeta tomaba el oro, era rey terreno; si tomaba el incienso era un Dios; y si tomaba la mirra, era un médico.
Sus nombres: Melchor, Gaspar y Baltazar, tres Reyes Magos ataviados con llamativas vestimentas que salieron de Oriente y que hoy con el paso de los años forman parte de las celebraciones decembrinas. Cargados de regalos, oro, incienso y mirra, especialmente para el niño, y según narra en algunos pasajes la Biblia, cada uno de estos obsequios guarda un significado muy especial.
"Todo nuestro Oro, nuestro dinero... Cristo se nos presenta hoy día en cada rincón del camino vestido de pobre o rico... el dinero que nos regala a través de nuestro trabajo o esfuerzo es para que ayudemos al vecino... ¡a Cristo!... ".

Resolvieron ir entonces los tres al mismo tiempo a adorar al Niño. Y lo encontraron del tamaño de la edad que le correspondía, tenía tres días. Se postraron ante él y le ofrecieron el oro, el incienso y la mirra. El niño tomó las tres ofrendas y les dio a cambio, un cofrecillo herméticamente cerrado. Dentro del cofrecillo los Reyes encontraron una piedra, con la cual el Niño les quiso significar que debían ser firmes y constantes en su fé; pero como desconocían el significado la arrojaron a un pozo y vieron que de las nubes descendió una llamarada que se hundió hasta la piedra. Comprendieron que se trataba de un talismán, tomaron parte del fuego y lo llevaron a sus respectivos países para mantenerlo ardiendo y utilizarlo en todos los holocaustos".

Y para conmemorar esto, nació la costumbre de partir la rosca, que se origina en la Edad Media. En Francia comenzó a celebrarse esta fecha, cristianizando la costumbre pagana de "elegir un rey de las fiestas" Inspirado en el Eclesiastés, la gente se reunía en la noche familiar alrededor de una rosca de pan dulce adornada con azúcar y frutas cristalizadas, en la que habían escondido un haba, como símbolo de la huída de la persecución del rey Herodes.

Hoy en día el haba ha sido sustituida por una figurilla de plástico escondida en el pan. Cada persona corta una rebanada de rosca, y el cuchillo simboliza el peligro en el que se halla el niño Jesús. La persona que tiene la suerte de encontrar la figurilla al cortar el pan, es, según la costumbre, anfitrión de otra celebración posterior: Por ejemplo en México es el 2 de Febrero el día de la Candelaria, y la tradición observa que esta persona debe confeccionar un "ropón" al niño Jesús. Es decir, vestirlo de gala y ofrecer a sus invitados los tradicionales tamales, hechos de maíz, (el alimento prehispánico por excelencia) y chocolate, "el alimento de los dioses".

Como vemos, la costumbre de partir la rosca de Reyes es una fusión de diversas culturas a través del tiempo que da sentido y origen a esta hermosa tradición.

Abajo el gordo borracho

Escrito por HighToro el Martes 28 de Diciembre de 2004
Otro e-mail del viejo Wolf:

Todos los años por estas fechas sufrimos una agresión globalizadora en forma de tipo gordinflón, una manipulación de las mentes de los niños de hispanoamérica y del resto del universo.
Ese adefesio carente del más mínimo sentido de la elegancia en el vestir, con aspecto de dipsómano avejentado y multirreincidente en el allanamiento de morada por el método del escalamiento, es un invento de la multinacional más multinacional de todas las multinacionales, Coca-Cola.

ugh!

En los años 30, tomaron al San Nicolás de la tradición nórdica, que originalmente se paseaba vestido de obispo o de duende un tanto zarrapastroso y lo enfundaron en un atuendo con los colores corporativos (rojo y blanco). Desde entonces, generaciones de tiernos infantes de medio mundo han sido machacadas por la publicidad, alienándose hasta tal punto que piensan que un mamarracho publicitario representa todo lo bueno del ser humano.
¡Basta ya! ¡Reivindiquemos nuestras señas de identidad! ¡Abajo Santa Claus y vivan los Reyes Magos!

Estos tres pobres venerables ancianos llevan dos mil años con su PYME, atendiendo únicamente al mercado hispanoamericano y sin intención de expandirse y están sufriendo una agresión que amenaza con destruirlos.

* Los Reyes Magos son un símbolo de la multirracialidad y nunca han tenido problemas de inmigración.
* Los Reyes Magos son fashion total, su elegancia en el vestir no ha pasado de moda en dos milenios.
* Si no existiesen los Reyes Magos, las vacaciones se acabarían el 2 de Enero.
* Los Reyes Magos son ecológicos, utilizan vehículos de tracción animal que con su estiércol contribuyen a fertilizar el suelo patrio.
* Los Reyes Magos generan un montón de puestos de trabajo entre pajecillos, carteros reales y multitud de sosias de cabalgata.
* De Papá Noel puede hacer cualquier pelagatos, pero para hacer de Reyes Magos se necesitan al menos tres.
* Los Reyes Magos fomentan la industria del calzado y enseñan a los niños que los zapatos se deben limpiar al menos una vez al año. Por contra, el gordinflón aparato exige que se deje una media, prenda proclive a servir de acomodo de la mugre.
* Santa Claus ha protagonizado algunas de las películas más infames de la historia. Habitualmente es un incompetente que no llega a tiempo para atender a todos sus pedidos y necesita la ayuda de sujetos impresentables.
* Los Reyes Magos planifican concienzudamente su trabajo y se retiran discretamente cuando acaban la función.
* Santa Claus vive en el Polo norte y por eso es un amargado, los Magos son de Oriente, cuna de la civilización y por ello de una elegancia decadente.
* Los Reyes Magos tuvieron un papel destacado en la Navidad, Santa Claus es un “parvenu” que trata de aprovecharse del negocio sin haber contribuido a crearlo.
* Los Reyes Magos son de los poquísimos usuarios que mantienen en pie la minería del carbón. No lo han cambiado por gas natural ni por lamparitas grasas.
* Los Reyes Magos lo saben todo, Santa Claus no sabe otra cosa que agitar estúpidamente una campanita.
* Santa Claus es un zoquete que no respeta los sentimientos de los renos de nariz colorada, no hay documentado ningún caso de maltrato psicológico por parte de los Reyes Magos hacia sus camellos o dromedarios.
* Los Reyes Magos son agradecidos, siempre se zampan las golosinas que les dejamos en el plato.
* Sin los Reyes Magos no se habría inventado la Rosca de Reyes.
* Finalmente, Santa Claus se pasa la vida diciendo “¡Jo, jo, jo!”, risa forzada y sin sentido. Señal de estupidez.
Salud.

Rosca de Reyes

¿Qué lleva?
• 450 grs. de harina
• 15 grs. de levadura comprimida
• 200 grs. de mantequilla
• 115 grs. de azúcar
• 3 huevos
• 7 yemas
• 1/4 de c/dita. de sal
• 2 cucharadas de agua de azahar
• Unas raspaduras de limón
• 2 naranjas cubiertas
• 2 acitrones
• 2 muñequitos
• 2 huevos para embetunar
• 115 grs. de azúcar granulada para espolvorear

¿Cómo la preparamos?

Se deshace la levadura en 8 cucharadas de agua tibia. Se agrega la harina necesaria hasta formar una masa con la que se hará una bola que se dejará cerca del calor hasta que se doble su volumen.
Con el resto de harina se hace una fuente. En el centro se colocan los huevos enteros, azúcar y sal. Se mezcla esto con las yemas, agua de azahar, raspaduras de limón, la masa ya fermentada y, por último, la mantequilla.

Finalmente se coloca en trasto engrasado dejando que repose 12 horas a temperatura natural o 6 en un lugar tibio.
Se vuelve a amasar y se formar dos roscas sobre latas engrasadas tras haber metido en cada rosca un muñequito. Se deja cerca del calor una hora.

Se embetunan de huevo, se decoran con cuadritos de acitrón y tiras de naranja. En los intermedios de las frutas se hacen unos cortes con tijera y allí se pone el azúcar. Se hornea.